17. ETIMOLOGÍA DEL EUSKERA (Los sonidos de la naturaleza)


“Recorrí las voces vascongadas y vi en ellas puntualmente observadas todas aquellas reglas que nos dejó vinculadas la naturaleza […] Nuestras raíces todas ellas tienen un propio y peculiar significado: pero un significado no arbitrario, no forjado por el ser humano a su antojo, sino un significado prescrito y delineado por la propia naturaleza” . P. Pedro de Astarloa

 

 

INTRODUCCIÓN:

 

Estas palabras de P. Pedro de Astarloa, pronunciadas a principios del siglo XIX, nos sirven de introducción a este apartado en el que trataremos de comprender, en su estructura básica, la etimología de la lengua vasca. Para ello nos serviremos de diferentes extractos del trabajo realizado por el recientemente fallecido lingüista gipuzkoano, Imanol Mujika Alberdi.

La ciencia etimológica, como alegaran muchos, tiene mucho de subjetivo. Normalmente, salvo en casos muy obvios, son varias las opciones de interpretación sobre el origen de cada palabra concreta y dependerá del investigador el elegir la opción que, a su juicio, considera más correcta. Posteriormente, el lector valorará lo correcto o incorrecto del intento.

En el caso del euskera, la ciencia etimológica difiere en gran medida de la de otros idiomas, pues el origen de gran parte de las palabras no está en las raíces lingüísticas de idiomas anteriores, sino que el euskera tiene raíces propias, raíces que se remontan al origen del lenguaje articulado.

¿Cuáles fueron entonces las matrices a partir de las cuales el ser humano prehistórico creó las primeras expresiones del lenguaje? Pues a partir, como resulta obvio, de los sonidos de la naturaleza.

Este es el punto de partida de los diversos trabajos lingüísticos de Imanol Mújika quien, tomando como base los sonidos educidos de la naturaleza, dividía la estructura etimológica del euskera en tres grandes bloques: las consonantes, que hacen referencia a lo concreto (campo vibratorio del objeto nombrado); las vocales, que hacen referencia a lo abstracto (cualidad otorgada por la mente humana); y el fonema aspirado (la “h”), que es un sonido gutural del que queda constancia en la escritura y que según Mújika, está relacionado con lo más profundo del ser de cada persona. Este último sonido, que en otras culturas sigue manteniendo características sagradas (siberianos, mongoles, mayas, mapuches, navajos,…) es utilizado aún por muchos chamanes en sus ceremonias (consultar canto armónico en la I parte de este trabajo).

Estos son pues los pilares básicos en los que se fundamentan los estudios de Imanol Mújika y con el objeto de transmitirlos de manera resumida hemos realizado una selección de extractos de su libro “Lingüística vasca”. Comencemos.


a) EL EUSKERA Y LOS SONIDOS DE LA NATURALEZA.

“En este capítulo nos aplicaremos en analizar la vibración o el sonido, utilizando para ello uno de los medios más viejos y naturales que existen en la humanidad. Ese sonido vibratorio que utilizaremos será la palabra y para analizar la palabra nos valdremos de la lengua vasca como expresión de las más genuinas que hoy día está presente en la humanidad y es estudiada en las universidades del mundo entero.

[…] Las lenguas primitivas con raíces propias son una ciencia, ya que explican muy bien la vida y expresan con exactitud el concepto que de las fuerzas de la naturaleza tenían aquellas gentes que levantaron sus estructuras.

Las lenguas primitivas, base y levadura de las lenguas modernas, reproducen los sonidos o vibraciones naturales de las diversas manifestaciones de la Madre Tierra. Establecen un sistema de acción natural, pues unen a través del fonema, el mundo mental del ser humano con las leyes naturales y con el campo vibratorio del objeto nombrado (sonidos naturales u onomatopeyas). […] La lengua vasca tiene raíces propias. Raíces que la conservan unida a la naturaleza. Está situada en el grupo de lenguas básicas de la humanidad.

(...) En el euskera hay una métrica y un numero de raíces que en su combinación permiten formar palabras nuevas a cada paso, y según sea el estado psicológico y circunstancial del individuo y del momento. Estas raíces representan ideas esenciales y son cual los átomos para la materia, cuya combinación dan los elementos. Estos elementos combinados producen los objetos materiales, especies, familias, etc. Estas ideas o elementos esenciales, son, en el euskera, de dos tipos definidos: unos son propios de la vida física y animal, externas al ser humano, y por lo tanto, concretas; y otras son propias de la vida mental del individuo y por lo tanto, abstractas. Por ello tenemos ideas que representan formas concretas, que están representadas por los sonidos de las consonantes en las lenguas e ideas abstractas que representan creaciones puramente mentales, y que están representadas en las lenguas por las vocales. Así, cuando decimos árbol, esta palabra representa una idea de una forma concreta y existente en la naturaleza. Pero, cuando decimos: valor, es una idea que no existe en si en la naturaleza. Esta idea abstracta es, pues, una apreciación mental de una cualidad.

El idioma fue educido de la naturaleza como todas las cosas, pues el ser humano, al constituirse como animal consciente, hace consciencia de algo que ya fue creado con anterioridad. Así, el arte es, en un principio, imitador de las formas naturales, pero hoy se quiere pintar la idea o el alma de las cosas que viene a ser la esencia que forma e integra a la idea. Todo en la naturaleza sigue el proceso de desarrollo de la ciencia, ya que sus conocimientos son un derivado de las leyes naturales, y por ello, la formación de los idiomas es idéntica, y obedece al siguiente hecho: Cada ser o ente, constituido como individual, posee un campo magnético y una vibración determinada, que da un sonido o nota determinada, y también, un color. El origen de las lenguas es el intento humano de reproducir ese sonido vibratorio natural. (...)

La fonética de cada lengua esta formada por dos componentes esenciales que son las consonantes y las vocales.

Las consonantes imitan el sonido vibratorio ya existente en la, naturaleza, y por ello forman el cuerpo concreto u objetivo de la palabra. La vocal fija esa vibración formando un símbolo o silaba que encierra a la vibración. Así, si la consonante indica comer o la idea de subir, la vocal dará la cualidad de ese comer o subir. Y si bien, en la naturaleza, lo importante es la vibración, en la vida mental del ser humano, lo importante es la idea; lo importante en la vida objetiva diaria de la persona, es el cúmulo de ideas que encierran esas palabras formadas a través de la imitación de la vibración natural, pues arrancamos siempre de la parte objetiva con la finalidad de llegar a la abstracción. Las vocales, según lo dicho, serían una apreciación mental nuestra de aquello que es lo abstracto, para poder fijar o catalizar esa vibración natural. Es decir:, unimos a través de la vida mental del ser humano lo objetivo y lo subjetivo, formando la sílaba y las palabras.
Y empezamos el estudio semántico de sus fonemas, dividiéndolos en dos grupos: vocales y consonantes. Empezaremos con las consonantes por ser ellas las materiales, y estar educidas de la onomatopeya o sonidos naturales de la naturaleza física. Y luego las vocales, que son inmateriales, y están educidas de los sonidos del Ego o Yo interno.

 

 

b) ESTUDIO DE LAS CONSONANTES

La consonante es lo positivo o concreto. El sonido está educido del ruido natural objetivo. Es onomatopeya. Es del mundo externo a la persona.

El significado de cada consonante está educido de la forma de acción o trabajo que efectúa. El fonema de cada consonante está educido de la vibración que produce, que es la onomatopeya.

El sonido, la onomatopeya, el fonema y el significado de la consonante, son diferentes aspectos de una sola cosa.

Las consonantes están divididas en grupos opuestos, siguiendo la idea de la naturaleza, puesto que a través de la oposición complementaria (dualidad), como ley básica de la vida, se produce la sucesión hereditaria, y con ella, la posibilidad de un desarrollo a través del tiempo.

 

 

_____________________________________________________________________

DUALIDAD FORMATIVA:
Energía: R, RR
Materia: M

_____________________________________________________________________

 

1) Energía: consonantes R, RR

Fonemas aducidos del ruido que produce toda acción violenta al manifestarse un potencial energético de la naturaleza. Es la onomatopeya del trueno, de la ola marina al romper, del galope de una manada de caballos. Es el sonido que produce cualquier cosa o ser que se arrastra o mueve en la naturaleza.

La R doble, indicará en la lengua vasca actividad y poder, siendo la R sencilla, la materialización de esa energía ya disminuida. Así, un ruido fuerte y cercano es una R doble. Y cuando ya se ha alejado es una R sencilla. La mayor o menor importancia del fenómeno esta indicada por la intensidad en la emisión del fonema. Por ello se puede afirmar que, en la lengua vasca, todas las consonantes tendrían varias formas de emisión o intensidad en su pronunciación, indicando así, la condición o importancia de la actividad o acción representada.

A la consonante R (doble) le damos el significado de energía, por ser más amplio que el de fuerza. Es la energía, pero manifestada en un potencial X, a través de un trabajo. Así decimos «diez caballos de fuerza». Y hablamos de forzudos vascos, ya que su trabajo se mide en kilos y en fuerza muscular.

En la vida actuamos en uso de una energía, y a la cantidad producida o consumida le llamamos fuerza.

R (doble): es una energía. Su consumo es fuerza. Y el efecto producido es trabajo

Ar: masculino; Hartu, coger, tomar; indar, fuerza; harrabots: ruido; arradaka: alborotando; arran: cencerro

R: ninguna palabra empieza por esta consonante en euskera. Como sufijo, indica acción y movimiento, y forma el infinitivo de los verbos, así:

ekarri, traer; erakarri, hacer, traer; // etorri, venir; eratorri, hacer venir; // rirra, raspar (onomatopeya); // tarra, rasgar (onomatopeya). // Etxe, casa; etxera, a la casa; etxeratu, albergarse en la casa; etxeraño, hasta la casa; etxeruntz, hacia la casa.

 

 

2) Materia: consonante M

Sonido que representa a la tierra o mineral, y que oímos siempre que estamos en el interior de la tierra, en una cueva, túnel o lugar aislado de los sonidos directos del mundo exterior.


Esta consonante hace referencia a todo aquello que es pasivo en la naturaleza; a todo aquello que espera ser fecundado o vitalizado por el factor activo. Es el factor que va a fijar la energía, produciendo la vida y la evolución. Cuando en nuestros juegos infantiles poníamos a rodar el trompo, quedando éste girando sobre si mismo, pero sin traslación, o solamente con el movimiento de rotación sobre su eje, decíamos que el trompo estaba "jo ta ma", indicando que estaba dominado por ma (jo es “pegar”). No se puede expresar mejor al principio que es, en si, estático e inactivo, mientras no es fecundado. Ra, es el principio activo solar; y, Ma, es el pasivo y magnético en las mitologías. Es la Madre Cósmica […] Es el Infinito que medita antes de empezar la Creación y la formación del espacio. Es el estado estático de la esencia creadora. Por ello, cuando la frase "jo ta ma" era pronunciada por los labios infantiles (en Zarautz, Gipuzkoa), se rememoraba este hecho, conservado en los vascos y vascas a través de la evolución. Ma es el poder vital terrestre que, fecundado por el Sol, produce la evolución. Tal idea expresan las palabras Mari y Maia, símbolo del magnetismo terrestre, que fija y cataliza el rayo solar, formando la base de la vida a través de la bioquímica de los minerales...


Ama, madre; eme, femenino, emeki, pacientemente, dulcemente,

emetasun: dulzura, eman: dar, donar, ofrecer emakume, mujer;

 

 

_____________________________________________________________________

CONSONANTES ACTIVAS:
Actividad inmaterial: Z, S
Actividad material: B, P, F

_____________________________________________________________________

 

1) Activas inmateriales: consonantes Z, S

Fonema que imita el sonido producido por la chispa eléctrica o rayo. La consonante S es el mismo sonido algo mas silbado. Su significado es el de una energía en actividad, y se aplica a la energía y a la vitalidad del ser humano, pero consideradas como energía, como energías que producirán la fuerza muscular, la fuerza vital y la energía que circula por los nervios. Por ello son inmateriales.

La palabra zain (nervio), nos dice en su etimología: hacer (in) energía (za). Y sabemos que la energía que circula por los nervios es de naturaleza eléctrica. Con significados semejantes tenemos las voces zal (brioso), Zalkor (excitante) y zar (patriarca), que en su etimología nos dice: el poder (ar) de la energia (za). La palabra zail (duro) es: il (poco) za (energia). Lo mismo encontramos en Zain-il (apático)
 
La consonante S hace referencia a la energía vital, diferenciándose así de la consonante Z, que hace referencia a la energía nerviosa.

Las voces que comienzan con la consonante S hacen referencia a la energía vital. Tenemos así las palabras: sendo (vital), sendatu (sanado), senide (pariente), senar (marido), sortu (aparecer).

Las etimologías de estas voces son las siguientes: Sendo (vital). Do o duna (el que tiene) sen (la vitalidad).

 

-Sendatu (sanar). Es sendoa artu; o sea, artu (tomar) sendoa (la vitalidad.  

-Senide (pariente). Es sen kide; o sea, kide (con igual) sen (vitalidad), que equivale a consanguíneo.

-Senar (marido). Ar (poder de) sen (vitalidad) o poder de vitalizar o en este caso, poder de fecundar.

-Sortu (aparecer). Tu (hacerse) sor (energia vital). Hace referencia al cuerpo vital y al desdoblamiento.

 

 

2) Activas materiales: Consonantes B, P, F
Es la onomatopeya de la actividad de la lava o barro volcánico que hace bor-bor (hervir), o produce el borbotón y hervir del agua o barro. Las consonantes P y F, son sonidos derivados de la primera, como sonidos dobles o más fuertes. El significado de este fonema es de actividad material.


Una de las voces raíces básicas de la lengua basca es la composición Bel, que encontramos en las palabras ya explicadas en el capítulo anterior y en las siguientes voces: belar (hierba), belaun (rodilla, generación), belarri (oreja).

La etimología de estas palabras es la siguiente:

 

- Belar (hierba). Ar (poder de), bel (materia viva). Hace referencia a la vida vegetativa.

- Belarri (oreja). Arri (piedra), bel (vida vegetativa). Se refiere al cartílago de la oreja, o los tejidos endurecidos o petrificados.

- Belaun (rodilla, generacion). Aun (monte), bel (vitalidad). Monte o promontorio de la vitalidad. Se refiere al punto saliente que forma la rodilla. Y el hecho quo también signifique generación, se refiere a la bioquímica del cuerpo humano.

 

La consonante B es una de las letras más usadas en la lengua basca y son numerosas las palabras que comienzan con esa letra. Asi tenemos las voces; bai (si), bat (uno), batu (reunir), baso (bosque), beatz (dedo), bular (pecho), bizkar (espalda), begi (ojo), beso (brazo).

La consonante P pocas veces está comenzando palabra. La consonante F es un sonido moderno en la lengua vasca.   

 

Pa, beso; pagadi, hayal; paparo, buche; par, risa; pikortu, granularse; pikoa, higo; pilatu, amontonar; pipil, capullo; piport, granos; pitz, grieta.

 

 

_____________________________________________________________________

CONSONANTES PASIVAS:
Pasivas inmateriales:N
Pasivas materiales: L, L(doble)

_____________________________________________________________________

 

1) Pasivas inmateriales: N
Fonema educido del sonido de la consonante T, pero algo mas gutural que el. La consonante N es claramente pasiva cuando esta en principio de palabra. Así, Nai (querer), indica un deseo en forma de petición, que encierra la idea de pasividad, ya que depende del consentimiento de otros para su realización. Es un deseo que no puede entrar en acción por si mismo.

 

Las voces nagi (perezoso), neka (cansancio), negar (llorar), nabar (oscuro), naaba (atolondrado), negu (invierno), nini (muñeca), llevan el significado de pasividad.

 

A la consonante N la encontramos al final de palabra haciendo de conjunción y en el gerundio de los verbos, por lo que adquiere una nota de actividad.


2) Pasivas materiales: consonantes L, LL
Sonido educido de la R. Fonéticamente es una cuarta parte de R, siendo la L algo más fuerte. La consonante L al final de palabra es aumentativa, y en esa posición su significado es parecido al de las consonantes Tz y Ts.

La consonante L tiene un significado parecido con el de la consonante M cuando abre palabra. Así, muchas de las palabras que hacen referencia al campo y a los minerales, empiezan con la consonante L.

 

Las palabras lur (tierra), lan (trabajo), landa (campo), leza (barranco), lokatz (barro), lore (flor), lara (silvestre), laar (zarza), landare (plantita), hacen referencia al campo. 

 

 

_____________________________________________________________________
CONSONANTES AUMENTATIVAS:
Aumentativas inmateriales: K, G
Aumentativas materiales: Tz, Ts

_____________________________________________________________________

 

1) Aumentativas inmateriales: consonantes K, G
Consonantes educidas del sonido que produce el golpear de algo hueco. Su significado es de cosa inmaterial o sin dimensiones fijas. Se refiere al hueco o a algo que es vació o no ocupado por algún cuerpo denso.  Así por ejemplo Kutxa (caja o arca) esta formada por Ku (hueco) y txa (pequeño). Pero también tenemos otros ejemplos:

 

ke (humo), keriz (sombra), kabi (nido), kai (puerto), kolko (seno), Kaiku (cuenco), Kako (gancho), Koska (abolladura), Kankarro (cacharro), Kankar (cabeza), Kapel (boina), Karakel (caracol).

 

La consonante G, es fonéticamente la mitad de la anterior. El sonido de la K es el doble del sonido de la G. Las palabras gogo (espíritu, pensamiento), goi (arriba), gar (llama), gari (trigo), gatz (sal), gain (alto), expresan esa idea inmaterial, sin dimensiones fijas, como apreciación mental o sensitiva del hombre. La consonante G es inmaterial con respecto a la K, que expresa una idea más material.


2) Aumentativas materiales: Consonantes Tz, Ts.
Son aumentativas numerales. Están formadas por la unión de dos sonidos simples, indicando que lo simple o la unidad, la consonante T puesta en acción por la consonante Z y la consonante S, produce la idea de cantidad, puesto que la idea de cantidad, que es abstracta, el humano la educe a través de la acumulación de unidades. Ambas consonantes compuestas, nos dan la idea de aumento o acumulación y son prefijos característicos en la lengua basca.

TS: Se usa solamente como sufijo abundancial, así: azi (semilla), azitsa (granero); o arri (piedra), arritsa (pedregal).

TZ: Muy pocas palabras empiezan con esta consonante, y casi todas son onomatopeyas. Como sufijo, indica acción, y es abundancial, así: yayo (nacer) y yayotz (nacimiento); lar (zarza) y lartza (zarzales); tzin-tz-arri (cencerro).

 

_____________________________________________________________________

CONSONANTES DIMINUTIVAS:
Materiales: T, D, X, Tx, N.

_____________________________________________________________________

 

El sonido de la consonante T esta educido de la onomatopeya de la gota de agua que cae sobre la roca, siendo el sonido de la D, algo más suave que el anterior. Su significado es de cosa menuda y de poca importancia. Así, en la lengua vasca, “gota” de agua es tantan, voz que es claramente onomatopéyica.

Muy pocas palabras comienzan con estas consonantes, siendo casi todas, voces que imitan los sonidos naturales. Las silabas Di y Ti, son prefijos numerales característicos en la lengua basca, y según la ley de oposición (dualidad complementaria), tienen un significado contrario al que indican cuando van al principio de palabra.

Las consonantes D y T son diminutivas y expresan cosas menudas o de poca importancia, cuando comienzan las palabras. Pero al encontrarse en su final, formando las silabas Di y Ti, tienen significado aumentativo, debido a que la unidad representada por la D y T, ha sido agrupada formando cantidad.

D: Danga, golpe (onomatopeya); dardar, temblor; deitu, llamar (hacer ei!); dindil, colgar; dirdira, brillar; dizdiz, resplandor. Muchas de las palabras que empiezan por D son onomatopéyicas.

T: Takateko, latido; tantan, gota; tatar, menudo; titi, teta; tontor, montículo; totorriko, en cuclillas.

Las consonantes X, Tx y Ñ, son sonidos derivados, los dos primeros, de la S y de la T, siendo el sonido de la Ñ, el que corresponde a la N doble. Originalmente, este fonema parece euskériko y su escritura en el erdera (castellano), deriva de la lengua vasca, ya que las consonantes dobles se escriben en euskera con una raya o acento encima de la letra. El significado de estas tres consonantes es siempre diminutivo cuando abren palabra.

X:  Xaal, ternero; xaar, viejecito; xamur, tierno; xe, menudo; xirola, silvo.

Tx: Txabol, choza; txala, ternero; txe, menudo; txilbor, ombligo; txindi, chispa; txitxi, vianda y carne; txitxil, pene; txotxa, brizna y ramita.

Ñ: ñabar, abigarradito; ñaño, enano o pequeño de estatura; ñekato, muchachita.


C) CONCLUSIÓN SOBRE EL ESTUDIO DE LAS CONSONANTES

Analizando las consonantes, hemos repetido constantemente, que tienen un significado determinado en su origen, ya que son la expresión simbólica de una idea, y esta siempre tiene un contenido.

Hemos dado casi siempre a la consonante una polaridad, ya que toda cosa existente en el mundo de tres dimensiones, lo primero que debe hacer es definirse y caracterizarse.

Hemos tratado de explicar el origen de la idea, que arranca a través de la reproducción del campo magnético de los seres o izena. O también imitando una onomatopeya.

El izena de las cosas, es el sonido abstracto o anímico y de animación o lo que da vida. Es el alma de las cosas. La onomatopeya es el sonido concreto o físico y material del ente. Primero el azti vasco educe el sonido partiendo de la vibración o de una onomatopeya. Luego, educe el significado de ese sonido a través del trabajo, acción y cualidades de ese ente o fuerza de la naturaleza. El sonido o fonema y el significado se suceden y persiguen. Son formas diferentes en su expresión. El fonema es expresión fonética y el significado expresión mental.

Y el hablar de nuestros aitonas (abuelos) era una comunicación con la naturaleza. Y su vida consciente, una reproducción de la naturaleza. Y de esta forma, el humano es la misma naturaleza, pero en estado de consciencia (...).

El humano mide las cosas a través de la fórmula, mediante el fonema, mediante la imagen mágica o dibujo. Tal es el significado de las pinturas de nuestras cuevas. Y hemos sido bien burros, pues llamamos salvajes a aquellas gentes. Y si reconocemos nuestro error es porque nuestra cultura esta dejando de ser limitada.

 

 

 

D) ESTUDIO SOBRE LAS VOCALES

Las vocales representan el factor abstracto de las lenguas, pues mediante ellas fijamos la vibración de las consonantes, dándoles la forma precisa que dicta la mente y conciencia del ser humano, y por ello son un factor mental y también una abstracción. El significado de las vocales, es, en su esencia, el siguiente:

-La vocal A, indica el factor activo de la naturaleza. Significa fuerza y la raíz que la caracteriza es Ar; macho en euskera. Está en relación con el plexo solar.

-La vocal E, indica el factor pasivo de la naturaleza, y la raíz que la caracteriza es Em (eme), hembra en euskera. Está en relación con la tiroides.

-La vocal I, indica una dimensión: la de penetración o profundidad en lo que es espacio. La raíz que lo caracteriza, es iz; luz y principio vital, o agua (las aguas o esencias vitales en que se produce la vida, según las mitologías). Está en relación con la pituitaria.

-La vocal O, indica otra dimensión: la altura; y la raíz que lo caracteriza, es Ortz; el cielo o bóveda celeste. Está en relación con el corazón.

-La vocal U, indica otra dimensión: la longitud o lo bajo y lo hueco, y la raíz que la caracteriza, es Ur (uri), sitio habitado, población, que con la consonante L, que indica pasividad, forma la palabra, lur (tierra) . Está en relación con el sacro-coxis.

Por lo tanto: uniendo la vocal con la consonante se forman todas las palabras que expresan la idea completa, pues unimos lo material con lo inmaterial, formando la creación viviente y activa, y al ser humano abstracto-concreto.

Ats = aliento. Etimológicamente, abundancia de a, poder vital.

 

Etz = relajarse (de etzin, hacer etz o tumbarse): abundancia de e.

 

Itz = palabra. Abundancia de i (indica mucha penetración).

 

Otz = frio. Abundancia de o (mucha altura y cuanto mas alto, mas frió).

 

Utz = vacio. Abundancia de u (mucho de lo bajo)

 

A: poder activo (+), fuerza; (Sugaar).

 

E: poder pasivo (-), suavidad; (Mari).

 

I: una dimensión: la profundidad en el Espacio.

 

O: una dimensión: la altura.

 

U: una dimensión: la longitud.

 

En resumen: Dirigiendo la fuerza (a) conforme a la Ley Natural (e), lograremos penetrar en el Tiempo (i) a través del espacio (0-U).

 

 

La bipolaridad o energía vital activa y pasiva: A, E

La vocal A es la polaridad o fuerza vital activa. La vocal E, es la polaridad pasiva.

La vocal A es masculina. La vocal E es femenina. .

La vocal A: la vocal A, indica en la lengua vasca, una fuerza activa. Es la vocal positiva y masculina. Si la unimos con la consonante R (doble), nos da la idea de una energía activa y positiva. “Ar” significa, macho. Su etimología es: energía (rr) positiva (a), indicando que el hombre posee la energía solar fecundante. La raiz “Ar” es muy frecuente al final de palabra, con el significado de «poder de». Asi, izar (estrella), senar (marido), indar (fuerza), Zar (patriarca).

-Izar (estrella). Ar (poder de), iz (luz).

-Zidar (plata). Ar (poder de), zi (luz materializada) es luz o energía mineralizada en oposición con “Iz”, que es luz no atrapada o no catalizada.

-Indar (fuerza). Ar (poder de), in (hacer). La posibilidad de acción esta en la fuerza disponible. La consonante d es eufónica.

-Zar (patriarca). Ar (poder de), za (energia nerviosa) o energía catalizada en los nervios.

Zar traducido como patriarca quiere decir, que se consideraba sabio y patriarca al hombre que ya sabía actualizar su energía nerviosa y podía actuar con el control de su magnetismo y energía vital.

La palabra Zar, no significa viejo. Viejo en la lengua basca es Xar, de Xe (poco o menudo), ar (poder). Se refiere a la falta de fuerzas en el hombre anciano o viejo. Con esta palabra ha pasado lo que con otras muchas, pues la idea de sabio y anciano van siempre juntas. Es anciano, pero por otro motivo: lo es porque ha vivido mucho, ha aprovechado bien su tiempo en otras vidas, consiguiendo sabiduría. Ese hombre es sabio y viejo en el tiempo.

La palabra Hamar (diez), nos dice en su origen: ar (fuerza activa o poder positivo) am (cosa material activa indeterminada). Es un poder dador de forma material o de uso material indeterminado, ya que depende de la fuerza o de la habilidad del que usa el hamar. Hace referencia al poder de las dos manos, diez dedos, base material de acción humana.

La vocal E: la vocal E es la polaridad pasiva. Es femenina. Así eme (hembra) o pasividad (me) suave (e), indicando que no es la polaridad activa, sino la recipiente.

La palabra Ema, está formada así: ma (pasividad material) e (suavidad). Es pasividad sin fuerza creativa. Y cuando entra en acción se convierte en Ama, que posee fuerza creativa, pero la tiene porque ha sida fecundada por Senar o por: sen (vitalidad en acción) ar (fuerza activa). Senar es el varón que transmite el poder activo fecundante a Ema para convertirla en Ama.  Así: Arreman=”relación”: compuesta por Ar (macho) y em (hembra)
Ama, madre; eme, femenino, emeki, pacientemente, dulcemente, emetasun: dulzura, eman: dar, donar, ofrecer emakume, mujer;

 

 

La movilidad y sensibilidad y su opuesto: O,U
La vocal O, nos da la idea de altura, movimiento y sensibilidad. Tiene las características determinantes del reino animal. La vocal U, nos da la idea de profundidad y falta de movilidad. Tiene las caracteristicas del reino mineral y vegetal.

La vocal O: esta vocal, nos da la idea de altura y movimiento. Asi otz (frio), es Tz (abundancia) o (altura); Ots (ruido), es Tz (abundancia) O (movimiento). Or (ahi) es r (fuerza o movimiento), indicando que una cosa cuando se movía era vista.  

La vocal U: esta vocal, nos da la idea de profundidad e inmovilidad. Asi, Ur tiene el significado de energía (rr) U (mineral). Es la tierra donde vivían, que ahora se ha convertido en la voz Uri, que significa pueblo. Ur es el sitio o tierra donde vivían. Es la cueva o habitación con la comarca circundante.

Diferenciamos esta raíz con Ur (agua), con erre sencilla, teniendo en cuenta que la vida empieza en el agua y que popularmente el uso las confunde.

La raíz Ur también se refiere al cuerpo humano o a la carne, y asi urratu (rasguñar) indica esa semejanza. Ur es, pues, el mineral en general y la bioquímica humana. La vida empieza en el agua. Esta en el ácido nucleico.

Y de la raíz Ur, con el significado de energía o vida en el mineral, se forman las siguientes palabras, también con un significado afín. Así, añadiendo a la raíz ur una L, formamos la palabra Lur (tierra), que añade a la raíz una nota de pasividad con la consonante L. Y añadiendo a Lur una E, formamos la palabra Elur (nieve).

La raíz Ur es una de las voces básicas de la lengua. La palabra Aur (niño) está formada así: a (fuerza activa), ur (en el mineral), o la fuerza que se hizo carne o se materializó y nació o apareció. En vasco asaldu (aparecer) proviene de asal (pellejo). Es decir, que nacer es tomar pellejo o mineralizarse que también es Aur.

Con la raiz Ur (agua) formamos la palabra eur, que se traduce por agua suave o desmenuzada. Y añadiendo una I formamos la palabra Euri (lluvia), que nos dice: E (suave) ur (agua) i (que penetra).

 
La inteligencia o penetración en lo que es denso: I
La vocal I, nos da noción del pensamiento. Hace referencia a la inteligencia, que educe las leyes existentes en la naturaleza, y determina la acción de los cuerpos densos. Tiene características del reino racional y del ser humano.
    
La vocal I: esta vocal, nos da la idea de cosa penetrante y de inteligencia. Así, la voz Itz (palabra) nos dice: tz (abundancia) I (de penetraci6n). La palabra Iz (luz), es; z (energía) I (que penetra).

Que la vocal I representa a la inteligencia, se aprecia muy bien en las palabras que son verbos vascos, ya que muchos de ellos comienzan con la vocal I. Y algunos de ellos son toda una composición de esa vocal. Así tenemos las voces Iaio, il, in, izan, iakin, ikasi, itxi, ibili, ipini, iritzi, iriki, ietzi, iaso... Y como el verbo indica la acción del sujeto, la sabia lengua vasca nos enseña que el humano, ser racional, está impulsado a la acción por un pensamiento previo.(...)

En la lengua euskalduna el comienzo de palabra o frase es de significado inmaterial o mental, y el final de palabra es material. Por ello, las finales y sufijos usados en el euskera, son los que dan significado a la frase de sentido material. Y es por ello que el verbo vasco va al final y cerrando la oración, pues indica la acción del sujeto en el plano material.

En la composición de la sílaba, si la vocal cataliza a la consonante, el significado es material, ya que la vocal da la nota de individualidad a la consonante, la particulariza y fija. De un sonido que era onomatopeya, la consonante unida a la vocal, se convierte en algo aplicable materialmente en el mundo de la forma. La vocal infunde la idea a la consonante, dentro del conjunto mental clasificatorio consciente.

Y si la consonante no es fijada por la vocal, se refiere a algo inmaterial o a una energía no cristalizada o condensada. Así tenemos la palabra Izar (estrella) y su oponente zidar (plata), que hace referencia a la luz plateada de las estrellas. Azkar (inteligente) y zakar (torpe) presentan esta doble oposición en su formación y en su significado. Y ambas palabras al llevar la letra Z deben referirse al aspecto intelectual del ser humano y no a la torpeza física.

Según esta relación de oposición, la palabra Izatu significa licuarse o iluminarse, y tiene su opuesto en la palabra Ziatu, quo significa helarse, solidificarse el agua y también mineralizarse.

 

E) EL FONEMA ASPIRADO (H)

Actualmente las palabras que empiezan con la vocal I, se pronuncian como jota (j). Así por ejemplo: ian (comer) se pronuncia Jan, o Iaio (nacer) se dice Jaio. Esta sustitución incorpora el sonido gutural espirado a la lengua basca.

Este sonido que imitando a la jota castellana es espirado o efectuado como los demás fonemas expulsando el aliento, es un sonido gutural.

Pero el sonido gutural aspirado, o que se emite o que se oye a la vez que tomamos el aliento y que se ha usado en la lengua vasca como si fuera un recuerdo de un fonema usado por los Aztis (chamanes) y que es sagrado en su origen, debe ser estudiado a conciencia para poder entender su origen y aplicarlo en la práctica sin cometer equivocaciones.

El sonido de la gutural hache aspirada, es el anuncio de una nueva vocal que esta en relación con la apertura o desarrollo de un nuevo sentido inmaterial. Se dice que es una nueva vocal, ya que el fonema gutural aspirado acompaña a la dicción o discurso, intercalándose entre las sílabas y palabras como las vocales actuales. Pero esa intercalación obedece a una ley o una necesidad psíquica, que va relacionada con el estado emocional del orador.

Y como es el sonido el que tiene contenido y como la letra escrita es símbolo representativo de un fonema, es por ello que en el euskera toda letra escrita se lee. Y nada hacemos llenando de haches, colocadas a priori y por donde caen, nuestros escritos, si no las pronunciamos.

Además, en el euskera no cabe ni puede haber una letra quo no tenga sonido, ya que es como poner algo que a la vez no esta. Y también porque al desconocer el origen de esa aspiración en el hablar, que se ha usado como un adorno en la dicción o algo eufónico, nunca podemos aplicarlo en la practica, salvo error casi seguro.

Desde luego que el sonido aspirado deberá ser incorporado a la lengua vasca. Se efectuará a través del tiempo, y ningún académico o filósofo debe pensar que ello esta a su alcance. Lo hará el uso popular a través de la evolución natural en unidad con el ser de la naturaleza. El académico o filósofo debe centrarse en su propio desarrollo, pasando de una reflexión intelectual a una meditación contemplativa que le dará el saber intuitivo.

Los cambios que nosotros podemos efectuar en la lengua vasca son modificaciones en forma, no de estructuras. No podemos alterar las ideas centrales y formativas de la misma. Debemos respetar las raíces. Atacar a las raíces es iniciar la destrucción de la lengua.

La lengua vasca es una ciencia y con eso no se puede jugar caprichosamente. Estudiar la lengua vasca es matricularse en una universidad. Es indagar en la sabiduría de la naturaleza, expresada en el mundo de tres dimensiones a través de la palabra, el habla y las lenguas. El fonema de la hache aspirada es un sonido que esta en todas o con la mayoría de las lenguas mundiales. Es un sonido como los otros, pero que por ser de gran valor consciente sensitivo ha perdido en la actualidad su significado al irse confundiendo las lenguas, dando lugar a las lenguas modernas, que ya no pueden explicar el origen o significado de las cosas.

El sonido aspirado es un fonema parecido a una ga y tiene relación con la aspiración o toma de aliento. En su origen es una representación del aliento universal o energía de vida, por ello que es aspirada y muy emocional. Está en relación directa con el estado emotivo o emocional del individuo que habla o narra algo con una carga emocional afín con el hecho narrado. Es así un sonido libre y no puede estar sujeto a reglas fijas. Se usa según el momento y según sea la expresión individual del momento. Ese es el gran valor del fonema aspirado.

Además, hemos dicho que es el anuncio del desarrollo de una nueva vocal. Y ese es el caso y la esencia del sonido, puesto que al ser una vocal que anuncia la contemplación a través de la intuición y desarrollo sensitivo, estamos ya en el mundo individual e inmaterial, donde las leyes y reglas materiales que rigen a las lenguas, desaparecen. Se puede poner o no poner la hache aspirada escrita como una letra, pero nunca se puede materializar y atornillar a algunas palabras con esa letra, porque la usamos en forma contradictoria a lo que es su origen y significado.

Y puesto que ese fonema convertido en una letra no es nada más que un símbolo como todas las demás letras, cuando lo importante es el sonido aspirado. Procederemos con supina torpeza si nos quedamos con la letra y el símbolo y olvidamos su significado y fonema. Eso es como pasa con muchas ideas sin contenido. O es comerse la cáscara echando la pulpa.

El sonido aspirado ya es una letra muda en el latín clásico. Así tenemos la palabra homo. Pero si pensamos que al llegar la escritura, atribuida a los fenicios, al comenzar a escribirse la lengua latina, cada fonema debía representarse con una letra. Es decir, que si no hay fonema, no hay letra. Entonces, parece un contrasentido, el que pusieran o adjudicaran una letra a algo que no había. Se ve claramente quo existía un sonido al que adjudicaron la letra hache, y que luego, al cabo del tiempo, el sonido cae en desuso, se va olvidando y se pierde, conservándose la letra hache muda como testigo de algo que existió, como una vergüenza colgada a la conducta humana, que pierde con la mezcla sus mejores enclaves con el mundo del consciente y memoria de la naturaleza.

Este sonido aspirado existía antes de la implantación de la escritura. Y la encontramos en el latín. Aparece en el griego. Esta en el fenicio con un sonido heth y existe en el cuneiforme usado en Sumeria. Aparece en la cultura de Ebla, donde es símbolo del aliento vital. Esta en la lengua hebrea con un sonido gutural fuerte, que corresponde al número cinco. Lo encontramos en la lengua maya. Es un sonido universal.

La aspiración es símbolo del aliento universal, que va directamente a vitalizar al ser humano para que pueda actualizar su consciente en unidad con su carga sensitiva personal.

El sonido aspirado, nos dice quo todo lo que el individuo hace tiene valor, en cuanto que expresa una sensibilidad y una personalidad individual. Toda la vida del individuo esta condicionada por sus impulsos afectivos y sentimientos, que en el caso de la hache aspirada se canalizan en función del discurso o narración y habla del individuo.

El sonido aspirado es un sonido gutural y lo que mas se acerca o se asemeja a el es el sonido ga cambiando de vocal. Además de la lengua basca, la letra Ga se usa muchas veces como eufonica y es una de las aplicaciones apuntada por R. M. Azkue en su diccionario. Así decimos indistintamente en la lengua basca, eon y egon (estar), ein y egin (hacer). Es lógico pensar que la aspiración se convirtió a través del tiempo en ga en unos casos y se hizo muda en otros al perder su sonido. Y asi podemos decir muy bien o escribir muy bien ein y egin, o tambien ein, ehin. Y egon equivaldría a ehon, puesto que la aspiración de la hache nos daría el sonido ga.

El sonido aspirado al ser emocional y de uso libre es el motivo, o así lo parece, de que en el euskera fuera usado como letra en la escritura por algunos. Se ve que no era imprescindible en la escritura como lo son los demás fonemas y letras. De ello se desprende que tenía un valor u origen diferente al de las demás letras y que representaba, algo más que una idea del plano material. Y que el valor y origen de este fonema, es el que se deriva de su estudio, a través de las culturas antiguas.

El fonema aspirado, es de uso libre y no puede estar sujeto a reglas fijas. Su uso depende del estado anímico y emotivo del individuo, lo que convierte al fonema aspirado, en un sonido sagrado, que esta en relación directa con el desarrollo humano.

El sonido gutural aspirado es el anuncio de la apertura de un nuevo sentido anímico en relación con la inteligencia. Es una nueva vocal. Representa el desarrollo de un nuevo centro etérico y de la clarividencia. […]. Incorpora otra vibración y, por lo tanto, un nuevo sonido. […] Esta en relación directa con la glándula pituitaria en su unión con la glándula pineal, con el consciente humano, con la imaginación y con el intelecto. […]” Imanol Mujika. “Iainkoa"

 

 


El canto armónico (fonema aspirado)

“Los tuvas son una nación en el sur de Siberia. Los tuvas han desarrollado una peculiar forma de canto, llamado kh öö meior khoomii, expresión que es la palabra mongol para designar a la garganta. En este canto se emiten dos notas al mismo tiempo; su sonoridad es aguda y gutural. No se trata solamente de una cuestión específicamente musical, sino que el canto tuvan es en sí mismo una técnica chamanística de comunicación con los espíritus de la naturaleza. Según el animismo Tuva, la espiritualidad de montañas y ríos se manifiesta no sólo por su forma física, sino también por los sonidos que producen. El eco de una roca, por ejemplo, puede ser impregnado de impronta espiritual. La gente puede asimilar el poder de algunos animales imitando sus sonidos. Entre los Tuvas, emular los sonidos ambientales es tan natural como hablar. Este canto gutural es transmitido igual que una lengua: por tradición oral.” Theodore C. Levin y Michael E. Edgerton, “Scientific American”